El Apocalipsis: Mensaje a Filadelfia

Escribe al ángel de la iglesia en Filadelfia: Esto dice el Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre: Apocalipsis 3:7 

Iglesia de Filadelfia

Filadelfia o «Amor fraternal» era una ciudad que se encontraba en Asia menor, a 40 km al sudeste de Sardis, en el camino a Colosas (Ref: donde vivían los Colosenses), una ciudad joven, en todo el centro de la civilización griega. En ella se encontraba una de las siete iglesias, La Iglesia de Filadelfia; que se caracterizaba por ser la única de las iglesias sobre las que Yeshua no mencionó ninguna exhortación.

En este mensaje el Señor nos hace alusión a la llave de David. Esta llave era una pieza que se usaba en la antigüedad para levantar o mover la barra que cerraba la puerta por detrás. Era una pieza de madera grande; quien la llevaba debía cargarla e incrustarla en el agujero, levantar la pieza y de esta forma, la puerta se abría hacia atrás. Si analizamos la imagen podemos ver una figura muy clara:

La puerta es imposible abrirla por la parte delantera porque esta cerrada, bloqueada por una barra. Así mismo, es imposible entrar al cielo si no se hace a través de la llave que el mismo Dios nos proporcionó, su Hijo. Solo el tiene llave que abre cualquier cerrojo.

Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre. Apocalipsis 3:8 

Es interesante ver que la «puerta» aparece delante como una entrada que aun no ha sido atravesada, pero que esta disponible. Lo segundo interesante es que esta iglesia «tiene poca fuerza«, sin embargo: «has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre» y esto nos habla de un principio muy importante y es que Dios se fija mas en lo que somos que en aquello a hacemos para El. Es un error de los creyentes de este tiempo el pensar que la comunión con Dios se basa en la cantidad de cosas que se hacen en la iglesia o en la fama de un grupo o congregación, cuando realmente el valor Dios se mide por la obediencia, aun si la iglesia es pequeña, aun si no aparenta nada extraordinario y se tiene poca fuerza: La gracia y el favor de Dios estará a tu lado siempre que guardes sus mandamientos y nunca cambies su mensaje ni presentes a Dios como algo que no es solo para agradar a los oyentes.

He aquí, yo entrego de la sinagoga de Satanás a los que se dicen ser judíos y no lo son, sino que mienten; he aquí, yo haré que vengan y se postren a tus pies, y reconozcan que yo te he amado. Apocalipsis 3:9

Los que «dicen ser judíos y no lo son» representan aquellas personas que «aparentemente» caminan en la voluntad de Dios, algo muy parecido a los fariseos de la época de Yeshua; cuyas normas y legalismo los hacia notar como personas obedientes, pero que realmente se dedicaban a exponer un mensaje que no ayudaba a los necesitados, no salvaba a los que están perdidos y era contrario a la voluntad de Dios. Hoy en día existen muchos predicadores y creyentes que pasan su vida hablando sobre diversos temas bíblicos intentando parecer más apegados al propósito o más obedientes por defender esto o aquello; cuando la verdad es que muchos de ellos solo están imponiendo cargas sobre si mismos y sobre sus hermanos que el mismo Yeshua no les ha impuesto. Nosotros como cuerpo de Cristo, lideres o hermanos dentro de la Iglesia debemos reflexionar acerca de esto, porque es cierto que el legalismo, las normas eclesiásticas sin sustento bíblico o por imposición, la discriminación entre otras cosas están acabando con la vida de muchos creyentes y esto es una cifra real de todas las iglesias. Y con razón, porque realmente no están llevando el amor de Dios y el propósito real del sacrificio de Yeshua lastimando así a muchas personas y mal poniendo el mensaje de salvación, restauración y sanidad.

Puede interesarte también:  ¿Se puede perder la salvación?

Religiosidad y legalismo

Aunque esta iglesia estaba siendo atacada por este tipo de personas, el Señor les dice: «yo haré que vengan y se postren a tus pies, y reconozcan que yo te he amado» dando a entender que efectivamente había una acusación hacia algún concepto, ellos estaban siendo atacados en algún punto, muy probablemente algún tipo de exigencia judía o de la ley, pero seria el Señor mismo quien daría la defensa.

Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra. Apocalipsis 3:10

«la palabra de mi paciencia» representa una obediencia en la que muchas veces hay que sufrir. Esto es lo que caracteriza a todos los creyentes verdaderos, cuyas vidas han sido procesadas en diversas pruebas y esta paciencia ha sido su victoria.

«la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero» Nos habla de la promesa que tenemos todos los que creemos en Yeshua en la venida del Señor o el arrebatamiento de su iglesia. Creo que este es uno de los versículos mas contundentes donde Dios habla sobre esto. Realmente viene una hora de prueba, pero los creyentes que amamos a Dios de todo corazón seremos librados de este terrible acontecimiento como veremos también mas adelante.

«los que moran sobre la tierra» representan a todas las personas que no han recibido la salvación de Dios. Dios los llama moradores de la tierra porque sus sueños, sus anhelos, sus esperanzas están en las cosas de este mundo. Por otro lado esta la iglesia del Señor, la cual no es moradora de la tierra, sino del cielo. De esta forma, podremos diferenciar un grupo de otro para saber que significa y a quienes se refiere cada vez que veamos este concepto en los capítulos siguientes.

He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona. Apocalipsis 3:11

Iglesia de Filadelfia en el cielo

¿Qué es lo que tenemos? La Palabra de su paciencia, nuestro testimonio, el regalo de salvación que Dios nos ha dado, guardarlo, cuidarlo y cultivarlo es algo que el Señor nos pide. Si tienes alguna duda hemos creado un articulo hablando sobre esto .

Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Apocalipsis 3:12-13

Este es un pasaje curioso, porque al hablar de «columna» se refiere a aquello en lo cual descansa una estructura. ¿Quién es el templo de Dios’ ¿Dónde habita su Espíritu? ¿Lo ves?. Filadelfia era una ciudad que había sufrido un gran terremoto, por eso, Dios usa este concepto porque representaba algo claro para entender su importancia.

Cada uno de nosotros somos columnas en alguna área de nuestra vida, pero la promesa de Dios aquí se refiere a algo mas grande, se refiere a un liderazgo entre los millares de almas que por la eternidad habitaran en la presencia de Dios. Por esta razón luego menciona: «y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo» Y es que la ciudad de Filadelfia había sido cambiada de nombre en varias ocasiones producto de diversos acontecimientos políticos y de tragedias. Así, para un habitante cuyo identidad era muchas veces incierta tener la ciudadanía del cielo, que permanece eternamente era una promesa maravillosa que daba esperanza a los creyentes de Filadelfia cuando pasen a ser llamados Ciudadanos de la Nueva Jerusalén. 

Nos vemos en el próximo capitulo, Dios te bendiga.

Miguel Ortiz

Especialista en proyectos de internet, marketing digital y desarrollo web. Cristiano y miembro activo de la IEA Pentecostal "La Hermosa", perteneciente a las Asambleas de Dios en Venezuela.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba