El Apocalipsis: Mensaje a Éfeso

Antes que nada debemos hacer una acotación importante, el número siete (7) es un número simbólico que representa la totalidad o el infinito, y que se usa muchas veces en la Biblia para establecer un concepto que abarca un TODO. En este sentido, cuando en Apocalipsis se habla de las siete Iglesias, no se refiere a siete congregaciones únicas y específicas dejando a un lado al resto de los creyentes de aquella época; sino como hemos comentado anteriormente, es más bien un código que nos lleva a entender que se trata de TODA la Iglesia de Cristo.

Aclarado este concepto podríamos preguntarnos lo siguiente: Si las siete iglesias representan la totalidad de las mismas, ¿Por qué Yeshua no envío un solo mensaje para sus seguidores en general, porque hacerlo en 7 partes? La respuesta es que cada Iglesia representa un modelo de creyente. Esto se hace mucho más evidente cuando analizamos detallamente cada mensaje, podemos ver que pareciera estar dirigido no a una congregación o grupo de personas, sino más bien a un solo individuo. Y claro, aunque en un grupo determinado puedan existir personas con características afines, al final cada persona será muy diferente la una de la otra.

Estos son los siete mensajes que Yeshua envía a cada creyente:

Mensajes a las siete iglesias

Hemos visto que el mensaje Apocalíptico se divide en 3 tiempos. «Las cosas que has visto» (Pasado), «Las cosas que son» (Presente) y «las que serán después de estas» (Futuro). Esta parte de los mensajes  corresponde a «Las cosas que son» Es decir, al tiempo presente. Por lo que no obedecen a acontecimientos pasados o futuros, sino que están sucediendo en la actualidad (Para aquella época y para ahora).

El mensaje a Éfeso

Iglesia de Efeso

Iglesia de Éfeso, situada en la región turca del Egeo, durante el 31 hasta el 100 después de Cristo fue usado por creyentes, aunque en principio fue construida por Androclo, hijo de Codros (rey de Atenas) para adorar a artemisa, una diosa pagana de la fertilidad. Actualmente la ciudad se llama Selçuk, ubicada en Turquía.

«Escribe al ángel de la iglesia en Efeso: El que tiene las siete estrellas en su diestra, el que anda en medio de los siete candeleros de oro, dice esto:» Apocalipsis 2:1

El ángel representa la figura de autoridad, teniendo en cuenta que dentro de los mensajes existe una reprensión hacia formas y maneras de actuar pecaminosas el mensaje va dirigido al líder principal, que es quien ejerce de guía sobre un rebaño o grupo de creyentes. Pudiera pensarse entonces que el mensaje es dirigido a pastores, pero en realidad no es así; esta dirigido a todos los creyentes que en un sentido real representan un liderazgo, desde el pastor de una congregación hasta el padre de una familia. Cada individuo es en menor o mayor medida, un líder de masas, por lo que cada escrito viene a confrontar este liderazgo y conducta de acuerdo a la Palabra de Dios. «El que tiene las siete estrellas en su diestra, el que anda en medio de los siete candeleros de oro» Yeshua, el que sostiene a todos los creyentes en su mano y se pasea por cada una de las congregaciones como está escrito:  «Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.» Mateo 18:20

«Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos;» Apocalipsis 2:2

«Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia». Antes que nada Yeshua hace un reconocimiento, esto nos habla de la mansedumbre del Señor al corregir y de la naturaleza de su corazón paciente.

«y que no puedes soportar a los malos,» Para un creyente verdadero, la maldad representa un clima oscuro y perverso que se vuelve pesado con los años y difícil de soportar. «¿Por qué me haces ver iniquidad, y haces que vea molestia? Destrucción y violencia están delante de mí, y pleito y contienda se levantan.» Habacuc 1:3. Dios es consciente del dolor que sienten muchos de sus hijos al soportar la injusticia, los crímenes, maltratos, robos, etc.  Esto para el que tiene el Espíritu Santo es un sentimiento que no pasará mientras estemos en este mundo y aunque parezca muchas veces algo poco importante, Yeshua lo resalta sabiendo que está dentro del alma, gimiendo por el Espíritu clamando por una respuesta ante tanta destrucción.

falsos apostoles de yeshua

«y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos;»  Los apóstoles representan uno de los liderazgos más importantes establecidos por el Mesías y cuya labor principal era registrar y difundir el mensaje de salvación ya que eran quienes poseían el testimonio directo de Yeshua por haber vivido junto a Él y caminado a su lado durante su ministerio. Incluso Pablo, quien no llegó a conocer a Yeshua antes de su resurrección, pudo encontrarse con Él camino a Damasco (Hechos 9:3). Aun así, Pablo se vio muchas veces obligado en sus cartas y escritos a explicar con que propósito Dios lo había tomado por apóstol, ya que este título descriptivo era cuestionado por los seguidores de Yeshua.  Apóstol o aquel que es enviado o encomendado dentro del concepto militar romano de la época, fué un título tomado por el mismo Yeshua para describir a sus seguidores principales. Posteriormente era comprendido como con un liderazgo cristiano importante para creyentes del primer siglo, según podemos ver en las cartas de Pablo, el libro de los Hechos, entre otros. Los apóstoles eran los referentes principales del mensaje de Yeshua, quienes debían pastorear la grey del Señor defendiendo un único mensaje bajo una sola autoridad.

Sin embargo durante aquel periodo existieron muchos falsos enviados y también falsos líderes que se autoproclamaban apóstoles con el objetivo de ganar algún tipo de respeto o de autoridad entre los seguidores de Yeshua. Estas personas en realidad no comprendían el propósito de los apóstoles que en resumen consistía en recoger el testimonio de Yeshua y su mensaje de salvación, para luego dar lugar al Nuevo Testamento, el mensaje de Dios para el nuevo pacto y cuyo registro se canonizaría años después.

Este compendio de libros y doctrinas terminaría con la redacción del libro de la Revelación (Apocalipsis) por parte del último apóstol vivo Juan. De esta forma, el concepto inicial de los apóstoles cambiaría totalmente descartando la aparición de nuevos apóstoles en el futuro que tuvieran algún tipo de revelación nueva. Desde aquí en adelante el apóstol se entendería mas bien como un creyente cuya labor es establecer la Palabra en lugares donde no existe el evangelio, en pocas palabras; el término tomaría el significado inicial al que se refería o del cual fue tomado, un enviado, un misionero.

Puede interesarte también:  El Apocalipsis: Mensaje a Filadelfia

No obstante, este fenómeno se extendería hasta la actualidad con la aparición de muchos hombres que afirman ejercer un apostolado, pero no desempeñan dicha labor dentro del cuerpo de Cristo sino que usan esta definición para intentar ganar fama, dinero y poder sobre las personas, el mismo fenómeno que ocurría en el primer siglo.

«Y el muro de la ciudad tenía doce cimientos, y sobre ellos los doce nombres de los doce apóstoles del CorderoApocalipsis 21:14. Además de numerosos pasajes en el nuevo testamento, más adelante el mismo libro de Apocalipsis nos confirma que solo son 12 apóstoles principales, cuya función no puede ser copiada o transferida dejando a un lado a los apóstoles mentirosos.

12 apostoles de Yeshua

Tomás, Mateo, Santiago, Santiago el menor, Pedro, Felipe, Bartolomé, Judas Tadeo, Andrés, Simón Zelote y Pablo (En lugar de Judas Iscariote) representan los 12 apóstoles principales. Existen posiciones teológicas que afirman que Matías es el número 12 y que Pablo es el 13, sin embargo, Matías no fue escogido por Yeshua, sino por los apóstoles mismos según Hechos 1:16-26. Por lo que es menos probable que sea uno de los 12 de la profecía. Tampoco existió luego de Matías la elección de un apóstol como figura de liderazgo entre los creyentes, dejando claro que este ministerio cumplía un propósito especifico.

«y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado.» Apocalipsis 2:3

El creyente de Éfeso es un creyente perseverante, leal a su encomienda, que es capaz de levantarse si cae y seguir adelante. Es un creyente que es temeroso de Dios y lo respeta, pero aun así, su trabajo por la obra de Dios ha venido a ocupar su tiempo hasta el punto de no tener tiempo para relacionarse con Dios.

«Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor.» Apocalipsis 2:4

Exacto, el primer amor ha sido ocupado por otro, donde todo su esfuerzo aun cuando pueda ser muy noble esta guiado por su propio corazón o su razonamiento. «Si Jehová no edificare la casa, En vano trabajan los que la edifican; Si Jehová no guardare la ciudad, En vano vela la guardia.» Salmos 127:1. 

El peligro de perder el primer amor es que el hombre camina en una ruta sin destino, sin ser guiado por el Espíritu. Es posible que pueda volver atrás y reencontrar el camino correcto, pero si sigue de frente, solo conseguirá perderse y extraviarse. Perder el primer amor es cuando tus sentimientos, emociones y pensamientos se centran no en el amor de Dios, sino en la pesada carga del hombre. Cuando los resultados determinan tu estado de ánimo, cuando eres esclavo del tiempo y las circunstancias externas influyen en tu alma destruyendo tu pasión y tu deseo de seguir adelante (En el camino de Dios). Es cuando cambias el amo que gobierna tu vida: Si este amo es Dios hallarás el descanso; la paz, la alegría de la salvación; si en cambio es otro solo obedecerás a un agente destructor que terminará acabando con tu vida.

«Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido»  Apocalipsis 2:5

«Recuerda, por tanto, de dónde has caído,» Cuando el creyente esta en Dios, se encuentra escondido con Cristo y sentado en lugares celestiales (Colosenses 3:3, Efesios 2:6). Pero si esta relación se rompe, existe una caída y empieza el conflicto humano nuevamente. Yeshua no se esta refiriendo a una caída literal, sino a esta caída celestial o más bien esta desconexión del Espíritu del Padre.

primer amor en Dios

 «y arrepiéntete, y haz las primeras obras» Significa volver atrás para tomar el camino correcto. Las primeras obras consisten en hacer precisamente lo que debemos hacer, y esto es lo que para Dios es mas importante. ¿Es mas importante la labor o la persona? ¿Es mas importante cumplir un ayuno o tener misericordia?.

«pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido» El candelero representa al Espíritu de Dios en nosotros, que nos permite ser Luz en medio de las tinieblas. Este versículo reafirma el hecho de que un creyente puede tener al Espíritu Santo, y en algún momento perderlo por orden de Dios («No me eches de delante de ti, Y no quites de mí tu santo Espíritu.» Salmos 51:11). Por lo que nos lleva a comprender que si es posible que un creyente pierda su salvación.

«Pero tienes esto, que aborreces las obras de los nicolaítas, las cuales yo también aborrezco.» Apocalipsis 2:6

El término Nicolaíta es un término griego compuesto por NICO (dominio o conquista sobre otros) y LAOS (pueblo). La composición de ambos términos nos permite definir algo como: «Dominio sobre el pueblo». Los nicolaítas eran un grupo que pretendía jerarquizar a la Iglesia o crear clases entre ellas. Nos trae a colación porque precisamente este tipo de rangos eran característicos de las doctrinas llevadas por los falsos apóstoles. Yeshua reafirma que esta doctrina es equivocada y que esta en contra de ella.

«El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios.»  Apocalipsis 2:7

«El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias» Efectivamente el mensaje no es sino para quien posee un oído espiritual. Cualquier persona que no sea seguidor de Yeshua sencillamente no comprenderá la importancia de este mensaje. Pero aquel que si lo entienda hará todo lo posible por atenderlo y seguirlo.

Carta a la iglesia de Efeso

«Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios.» El significado del árbol lo analizaremos más adelante en el capitulo indicado ya que conlleva algunas definiciones. Por ahora, resta decir que el termino «Vencer» implica una lucha y una batalla. En pocas palabras, Yeshua nos llama con cada mensaje a pelear una guerra, una guerra interior en la que luchamos cada día, mientras el Señor señala en lo más profundo de nosotros aquellas cosas que que están mal y creemos estar haciendo correctamente. Una guerra en la que el primer paso es detenernos a  atender el llamado que este nos hace.

Nos vemos en el siguiente artículo con el mensaje a la Iglesia de Esmirna.

Que Dios te bendiga.

Miguel Ortiz

Especialista en proyectos de internet, marketing digital y desarrollo web. Cristiano y miembro activo de la IEA Pentecostal "La Hermosa", perteneciente a las Asambleas de Dios en Venezuela.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba