Consejos sobre la vestimenta para nuevos creyentes

Mariany de O.
Mariany de O.

Si recientemente aceptaste a Cristo en tu vida,  tal vez son muchas las cosas que has escuchado acerca de tu imagen, sobre como debes vestir, que debes hacer. Si te has sentido confundido por oír muchas voces esperamos que estos consejos puedan ayudarte en tu crecimiento espiritual.

Ten presente que eres salvo

La palabra de Dios nos dice que todo aquel que confiesa el nombre de nuestro Señor Jesucristo es verdaderamente salvo (Romanos 10: 9-10). Esto es un acto de fe, la salvación no va adjuntada a otros actos que puedes hacer (obras benéficas, ser responsable en todo, servir en todas las áreas de la iglesia), lo que debes entender es que partiendo desde este punto, no debes dudar de tu salvación por tu forma de vestir. Si bien es cierto que debes buscar enderezar tus caminos y comenzar a hacer las cosas que a Dios le agradan, recordando que eres nueva criatura; muchos nuevos creyentes empiezan a dar mas importancia a los cosas externas que deben cambiar antes que a las internas: su carácter, su conducta, sus vida de oración. Esto es un problema; porque el cambio externo siempre debe surgir nuestro interior, para que sea sincero y valido. En la medida que pasamos tiempo con Dios El mismo va impulsandonos a cambiar todas estas cosas, pero no debemos hacerlas por obligación, ya que esta ofrenda no es agradable a Dios. Debemos examinar nuestro camino, en donde estamos, que cosas hemos cambiado, para que tampoco el tiempo pase y sigamos con la misma vida sabiendo que aunque estamos en el mundo  nuestra ciudadanía no es de este mundo (Colosenses 3:1-4), nosotros pertenecemos al cielo.

En este sentido pueden haber algunas congregaciones que enseñen de forma equivocada algunas normas como si de ellas dependiera nuestra salvación. Por ejemplo el uso de algún implemento o alguna regla, pero debo animarte a qué te enfoques principalmente en tu condición espiritual en transformar tu vida desde adentro hacia afuera y un gran aliado será la Biblia que te mostrará la verdad de muchas cosas , por supuesto que tus actos y todo lo que Dios te va enseñando deben verse reflejado en tu vida.

El secreto esta en la obediencia

Cuando hablamos de las congregaciones, debemos reconocer que algunos hemos tenido en algún momento alguna mala experiencia y esto se debe a qué cada uno de nosotros como miembros de la congregación estamos siendo transformados y en ese proceso podemos cometer muchos errores, por ello debemos saber que ninguna congregación es perfecta  y que a veces existen normas que no nos van a gustar, pero; la Iglesia fue instituida por Dios mismo, somos el cuerpo de Cristo, y a través de ella nuestros hermanos nos ayudan a crecer. Recordemos:

Tampoco apliques tu corazón a todas las cosas que se hablan, para que no oigas a tu siervo cuando dice mal de ti; porque tu corazón sabe que tú también dijiste mal de otros muchas veces. Eclesiastés 7:21-22

De esta forma no debemos de extrañarnos si algún hermano comete una falta injusta hacia nuestra persona, porque la verdad es que nosotros también lo podemos hacer en cualquier momento. Ahora bien, a Dios le plació que nos congregáramos, por eso el apóstol Pablo habla de que somos un cuerpo (Romanos 12: 13-14), la iglesia somos cada miembro que la conforma sin importar las distintas congregaciones. Además de esto también se nos insta a la sujeción de cada una de nuestras autoridades ya sean terrenales o espirituales, por ello, si creíste en una congregación debes aceptar con amor las normas que quizás no puedas entender en un principio; sin embargo has comenzado un hermosa transición y Dios te ayudará en el camino y tratará con tu carácter, por eso permitirá que pases por muchas circunstancias. Dios no nos dice que todo sería perfecto pero si nos prometió que estaría con nosotros así que su ayuda no nos faltará.

Seguir adelante y crecer es necesario

Existen muchos instrumentos que Dios puede usar para tu crecimiento espiritual, así que no rechaces la ayuda que te brindan en la congregación, en cuanto a la enseñanza de la palabra y actividades, es importante que te integres poco a poco, no es fácil cambiar de vida de la noche a la mañana, existen muchas cosas que debes conocer así que ni te adelantes ni te atrases, a su tiempo irás conociendo muchas cosas acerca del Señor pero no te limites en crecer.

Sin importar lo que pase, hay que reflejar a Cristo

Ser luz no se trata de solo predicar y ganar almas sino de marcar una diferencia con las tinieblas por eso una de las formas en que muchos sabrán que eres un hijo de Dios es a través de tu comportamiento y de lo que reflejas, es decir, tu vestimenta y conducta, anteriormente pudiste ser el reflejo de alguna moda o movimiento y por supuesto esto es algo que forma parte de tu ayer, Dios quiere hacerte libre de cualquier cosa que puede generarte una atadura a este mundo, ya que en ninguna de esas cosas pasadas hay plenitud.

Siempre es posible cambiar y aprende a vestirte diferente

Dios te ama tal como eres y te recibe en la condición que vengas, poco a poco irá ayudándote a cambiar por dentro como por por fuera, posiblemente al principio uses ropa común y corriente a la que estas acostumbrad@ y sentirte fuera de lugar. No tengas miedo, este es un tema que no puedes dar sobre entendido, siempre será importante exponer a tus hermanos (Preferiblemente tu Pastor o líder) tu condición económica o cualquier necesidad que tengas porque estoy segura que ellos estarán dispuestos a ayudarte. Pero recuerda, para cada paso que des, siempre órale a Dios que el te dirigirá a donde debes ir, con quien debes hablar, el es tu mejor amigo y siempre esta atento a tu voz, especialmente cuando sabe que deseas acercarte a El.

Dios te bendiga y Dios siga afirmando tus oídos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *